Energía solar y los efectos sobre la salud y la contaminación

 

La energía solar no produce ningún tipo de contaminación, ni siquiera acústica, algo que sí sucede con otras energías no renovables. La contaminación producida por otras fuentes no renovables afecta a un gran porcentaje de la población mundial teniendo un efecto realmente nocivo en su salud. Pero, además, también afecta al medio ambiente poniendo en peligro la biodiversidad de nuestro planeta. La energía solar está completamente alejada de estos resultados nocivos.

 

Colocar un panel solar fotovoltaico en el techo de una vivienda puede incluso reducir la contaminación en 100 toneladas de C02 durante su vida útil, incluyendo también la energía que se necesitó para fabricarlo. Esto significa que los paneles solares pueden mejorar la calidad del aire del futuro para nuestros hijos y nuestros nietos, pero también para animales y plantas.

 

La energía solar disminuye la emisión gases que favorecen el efecto invernadero

 

Producir electricidad mediante energía solar en lugar de hacerlo con combustibles fósiles, puede reducir drásticamente las emisiones de gas con efecto invernadero. Ésta energía renovable evita las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

 

¿Por qué son perjudiciales los gases con efecto invernadero?

 

Los gases que generan los combustibles fósiles al quemarse, provocan un aumento de las temperaturas globales y, por consiguiente, favorecen el cambio climático.

 

El cambio climático ya presente está contribuyendo a graves problemas ambientales y de salud pública, tales como fenómenos meteorológicos, aumento del nivel del mar y cambios de ecosistemas.

 

Razón por la cual al usar energía solar se reduciría la demanda de combustibles fósiles y por tanto, se limitaría las emisiones de gases de efecto invernadero, que tanto daño están haciendo al planeta.

 

La energía solar evita problemas cardíacos y respiratorios

 

Uno de los mayores beneficios del uso de la energía solar en la salud, es un aire menos contaminado. Lo que significa que los seres humanos puedan respirar un aire más limpio en las ciudades.

 

Estudios revelan que la adopción generalizada de energía solar, reduciría significativamente los óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y las emisiones de material particulado. Todos ellos son perjudiciales y pueden causar problemas de salud.

Usar la luz solar para generar energía reduciría el número de casos de bronquitis crónica, problemas respiratorios y cardiovasculares y, a nivel laboral, días de trabajo perdidos relacionados con problemas de salud.

 

Los beneficios medioambientales y de salud gracias al uso continuo de energía solar son múltiples y contrastados. No solo se puede ahorrar dinero en facturas de electricidad, sino también se puede ayudar al planeta reduciendo su huella de carbono y mejorar la salud de las personas que lo habitan.

 

¡Pide ya tu presupuesto y pásate a la energía solar! ¡El planeta y tus vecinos lo agradecerán!